La disidencia en peligro de muerte

Ser artista, disidente y chino es algo así como mezclar fuego y gasolina: lo más probable es que el resultado ponga en peligro tu integridad física. Badiucao lo sabe bien.