A ver si el servicio al final no va a ser la clave…

Parece que el precio le está ganando la partida a las “experiencias memorables”.